viernes, 3 de junio de 2011

Alabastro


Os lo digo, infelices, jodidos de la vida, vencidos, desollados, siempre empapados de sudor; os lo advierto: cuando los grandes de este mundo empiezan a amaros es porque van a convertiros en carne de cañón.

L.F. Céline

No hay comentarios:

Publicar un comentario